El combustible es uno de los costes más importantes para cualquier empresa que trabaja con vehículos y representa cerca del 10% de los costes totales, es decir, supera los 5.000 euros al año(1). Las continuas fluctuaciones en el precio del carburante requieren de una gestión eficiente.

Concretamente, el consumo de combustible para una flota pequeña “representa un 5% del gasto total y para una flota más grande del 30%”y con una “una reducción del 10% en los costes de combustible puede revertir en un aumento del beneficio de un 31%”3 para la empresa.

Además del combustible son muchos los gastos que influyen en los costes operativos de una empresa que opera con vehículos tales como: los neumáticos, los mantenimientos preventivos, las reparaciones, seguros, personal de conducción, financiación del vehículo que tienen un impacto directo en la rentabilidad y resultados de la empresa.

Como vemos, al desafío de sacar el máximo provecho de cada kilómetro y litro de combustible se unen una serie de gastos directos e indirectos. Lo que parece claro es que conseguir el ahorro de combustible representa vital para conseguir una mejor rentabilidad para tu negocio.

En este sentido, tecnologías como la gestión de flotas pueden ayudar no solo a reducir el consumo de carburante, promover el ahorro de combustible sino a ayudar a reducir los costes operativos de los vehículos.

A continuación, profundizaremos en cómo la tecnología de control de flotas puede ayudar a reducir costes operativos de los vehículos de la empresa:

Gastos combustible

Para conseguir reducir el consumo de combustible necesitamos analizar la situación actual y el consumo individual de cada uno de los vehículos de la empresa. Con la ayuda de una tecnología de gestión de flotas podremos monitorizar fácilmente el consumo de carburante de una forma sencilla y ágil.

Con esta valiosa información podremos identificar las áreas menos eficientes y tomar rápida acción para ayudar a mejorar esta situación. Asimismo, una de las variables que mayor impacto tiene en el consumo de combustible es el estilo de conducción del conductor.

Con la ayuda de un sistema de gestión de flotas podrás conocer no sólo el comportamiento al volante de tu equipo sino que conocerás, casi en tiempo real, cualquier exceso de velocidad, frenada brusca, excesivo tiempo del motor en ralentí, que implican un mayor consumo de combustible y, algunas de ellas, pueden incrementar el riesgo de accidentes como los excesos de velocidad.

Otra de las buenas prácticas que pueden ayudar a reducir el consumo de combustible es la correcta distribución de la carga. No sólo por la seguridad del conductor al reducir el riesgo ante frenadas bruscas o imprevistos en carretera. Si no porque una correcta distribución puede favorecer a la menor resistencia del vehículo y con ello un menor consumo.

Mejorar las operaciones de forma más eficiente

La planificación previa de las rutas puede ayudar a conseguir rutas más eficientes en las que se puedan tener parámetros como la proximidad del conductor al siguiente destino, planificar rutas multi paradas que pueden ayudar a sacar más provecho de la jornada laboral.

Además, con la planificación de las rutas diarias podremos favorecer a que los trayectos vayan el mayor tiempo posible con carga y evitar posibles ineficiencias de trayectos en vacío que implican un mayor gasto de combustible.

 

Programa de mantenimientos preventivos y periódicos

Impulsar programas de mantenimientos preventivos y predictivos pueden ayudar no sólo a priorizar la seguridad de nuestro equipo y vehículos sino a ayudar a reducir las posibles averías mayores que implican más gastos en el taller así como el hecho de no poder disponer del vehículo al tener que pasar más días en el taller.

Programa fácilmente los planes de mantenimiento de tus vehículos teniendo en cuenta las necesidades del vehículo, para que esté en óptimas condiciones para su uso, y para que el ritmo de trabajo y de atención a los clientes no se vea perjudicada.

Como vemos realizar una gestión de gastos y de control de combustible puede ayudarnos a  reducir el consumo de carburante. La importancia es vital ya que como apunta un estudio de IDAE, un pequeño ahorro de combustible puede impactar en la rentabilidad y beneficios de un negocio.

Concretamente, este “10% de ahorro puede significar la diferencia entre un negocio rentable y una pérdida en la cuenta de resultados4 según explica IDAE (Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía).

Cada vez son más las empresas que implementan tecnologías para realizar un control del combustible y de los gastos operativos de los vehículos para ayudar a la reducción de los mismos. Como vemos, realizar una correcta gestión del combustible es vital para cualquier negocio que opere con vehículos y la tecnología es una buena aliada para conseguirlo.

Consigue tu Presupuesto Gratis
Descubre cómo el sistema de gestión de flotas de Movildata puede ayudarte a sacar el máximo rendimiento de tu flota.