La tecnología de flotas, vehículos y coches conectados

La evolución de la tecnología digital también está teniendo un importante impacto en el ámbito del transporte y la gestión de flotas. Sistemas innovadores están conectando el mundo, lo que en el contexto del transporte se traduce en los vehículos conectados. De hecho, pronto todos los vehículos y activos que salgan al mercado contarán de manera estándar con conexión a Internet.

En Europa, la industria de vehículos conectados tiene un potencial de crecimiento asombroso. Entre 2018 y 2023 se espera que el mercado europeo de vehículos conectados alcance al valor de 30.440 millones de dólares estadounidenses, expandiéndose a una tasa de crecimiento anual compuesto (CAGR, por sus siglas en inglés Compound annual growth rate) del 7 %.

Más concretamente, se prevé que el mercado europeo de vehículos conectados de pasajeros alcance los 17.100 millones de dólares estadounidenses para 2023, a una CAGR del 3 %. Por su parte, el mercado de camiones conectados seguirá con toda probabilidad un patrón similar, expandiéndose a una CAGR del 12 %, y llegando al total de 13.330 millones de dólares estadounidenses para 2023.

A nivel mundial, se estima que el mercado de coches conectados alcanzará los 142.490 millones de dólares estadounidenses para 2026, a una CAGR del 16,4 %.
Estos cálculos estimados sirven para subrayar la importancia de la industria en cuestión. Veamos más de cerca lo qué es un vehículo conectado, y qué beneficios aporta a las empresas que trabajan con flotas contar con esta tecnología.

¿Qué es un vehículo conectado?

En esencia, un vehículo conectado es cualquier vehículo que cuente con conexión a Internet. Sin embargo, para que un camión, furgoneta o coche conectados funcionen como tales, han de contar también con un dispositivo con conexión a Internet y con las aplicaciones de software correspondientes.

Además, un sistema de control de flotas tiene que registrar los datos del motor y el sistema electrónico, información que después se envía a un centro de procesamiento central o al móvil del conductor.

La conectividad de los vehículos se basa en tecnología incorporada y en tecnología de postventa. La mayoría de los vehículos comerciales modernos ya están equipados con dispositivos de software integrados que se pueden usar junto con otros sistemas externos. Estos se conectan a un sistema central de gestión de datos.

La tecnología de vehículos conectados: comunicación V2X, V2V y V2I

La tecnología de vehículos conectados puede tener diferentes formas, si bien todas son aptas para el transporte comercial. Las tres principales son V2V, V2I y V2X. Descubre a continuación en qué consisten cada una de ellas y cómo funcionan.

V2V: Vehicle-to-Vehicle

Con el acrónimo V2V (vehículo a vehículo) se hace referencia a la tecnología inteligente que permite el intercambio de datos entre vehículos. Persigue reducir los accidentes y la congestión del tráfico gracias a las comunicaciones dedicadas de corto alcance (300 metros).

De esta forma, los vehículos conectados pueden acceder a la información de otros vehículos cercanos habilitados también para V2V. Se recoge, por ejemplo, información sobre la velocidad y la posición de los vehículos circundantes y se usa para alertar a los conductores de posibles peligros. La tecnología V2V puede detectar también condiciones adversas en carretera y tráfico peligroso, problemas en el terreno o alertas meteorológicas.

V2I: Vehicle-to-Infrastructure

La tecnología V2I (vehículo a infraestructura) también registra información como la congestión del tráfico, las alertas meteorológicas y el nivel de visibilidad en los puentes. Estos datos se transmiten de forma inalámbrica e informan a los conductores de posibles peligros, mejorando su seguridad.

La tecnología V2I también se emplea en las señales de tráfico inteligentes, que ayudan a los conductores a conocer las condiciones del tráfico. Además, V2I permite estimar con mayor precisión el tiempo de llegada y mejorar la comunicación entre conductores y clientes.

V2X :Vehicle to everything

Este acrónimo se refiere tanto al software V2V como al V2I. Básicamente, la tecnología V2X persigue hacer más inteligente a los automóviles en la carretera, dándoles el poder para “comunicarse” con el sistema de tráfico, incluyendo a otros automóviles conectados y a la infraestructura.

Los conductores pueden recibir notificaciones tanto de alertas meteorológicas, como de conductas peligrosas de conducción de automóviles cercanos, de accidentes o de congestiones de tráfico. La tecnología V2X también automatiza el pago de los peajes y parkings, facilitando la conducción.

Estas tecnologías son el futuro de los vehículos autónomos y conectados. Sin embargo, la eficiencia de las tecnologías V2V, V2I y V2X aumentará realmente cuando cada vehículo (ya sea camión, autobús, coche, motocicleta o incluso bicicleta) incorpore este tipo de software de forma estándar.

Otro tipo de tecnología para vehículos conectados

Si bien V2V, V2I y V2X son las tecnologías más habituales cuando se trata de coches conectados, no son las únicas. Existen otras innovaciones que ya se están usando o están en proceso de desarrollo:

  • Vehicle-to-Network (V2N): permite la comunicación entre vehículos a través de una red móvil, como LTE.
  • Vehicle-to-Grid (V2G): aún en desarrollo, la tecnología V2G gira en torno a la idea de utilizar las baterías de los vehículos eléctricos como fuente de energía en un sistema eléctrico. El uso dependería de la demanda de energía en tiempo real.
  • Brain-to-Vehicle (B2V): esta tecnología, introducida por Nissan, se centra en conectar el cerebro del conductor con su vehículo. Si bien no se usa en la actualidad, su implementación podría cambiar radicalmente el futuro de la conducción y la seguridad vial.
  • Platooning : en teoría, esta técnica, también conocida como tren de carretera, conectaría dos o más camiones en un mismo recorrido, para reducir el consumo de combustible y las emisiones de CO2. Además, se aplicarían sistemas de frenado automáticos para garantizar la seguridad y aumentar la eficiencia.

Las ventajas de las flotas conectadas para propietarios y conductores

Contar con una flota conectada ayuda a las empresas a prestar un mejor servicio a los clientes, aumentar su eficiencia, impulsar hábitos de conducción más seguros y mejorar el rendimiento de vehículos y otros recursos.

De hecho, usar un sistema conectado basado en la telemática para integrar todos los vehículos de la flota en el mismo flujo de datos lleva consigo una serie de ventajas tanto para gestores de flota como para conductores.

Uso de activos

Los gestores de flota pueden planificar las rutas de forma más inteligente si saben qué vehículos conectados están en un atasco o cuáles tuvieron que hacer una parada no planificada. Con la información de seguimiento también se puede analizar la eficiencia de los vehículos, lo que permite a los gestores tanto programar las rutas de forma óptima como comprender mejor el rendimiento de sus activos. Como resultado, la flota conectada puede gestionarse con más eficacia.

Respeto a las normas

La información recogida de un coche conectado puede ayudar a los gestores de flotas a verificar si sus conductores cumplen las normas de tráfico, si hacen los descansos estipulados, si completan los formularios y si realizan los controles de seguridad necesarios. Toda esta información también es útil para verificar que las mercancías se transportan siempre en las condiciones requeridas, por ejemplo, dentro de las temperaturas predeterminadas. Además, el hecho de disponer de una conectividad basada en la telemática permitirá a la empresa preparar a camiones y a conductores para que se cumplan los requisitos del tacógrafo digital.

Mejora del rendimiento

Con la información de los vehículos los gestores de flota pueden supervisar la actividad de los conductores en varias áreas clave: el estilo de conducción, el uso del combustible, la seguridad y la productividad. En la oficina, los empleados pueden elegir con mayor precisión el conductor más adecuado para hacer una tarea utilizando la ubicación del vehículo y los datos del estado del trabajo.

Aumento de la seguridad y mejora del mantenimiento

Los vehículos conectados pueden enviar a los gestores de flotas alertas de diagnóstico prácticamente en tiempo real para tratar posibles problemas de mantenimiento. También se pueden crear registros detallados con el estado de un vehículo a lo largo del tiempo para llevar a cabo un mantenimiento rutinario en plazos estipulados.

Los vehículos conectados aumentan la seguridad de los conductores mediante el envío de alertas, informando sobre accidentes de tráfico o condiciones meteorológicas adversas. Los gestores de flota pueden recopilar datos y utilizarlos para encontrar los programas de capacitación de conductores que puedan ser necesarios.

El futuro de los coches conectados

La siguiente fase en la tecnología de los vehículos conectados se centrará en la componentización, entendida como la conexión de todos los bienes y productos hasta el nivel de los componentes. De esta forma se consigue un mejor rendimiento y un funcionamiento más seguro de los nuevos vehículos.

Esto permitirá a las empresas ser más eficientes en el uso de combustible y gestionar el rendimiento en función de criterios más específicos, como el tipo de carga que se transporta o el terreno en el que se conduce el vehículo.

La inminente llegada de la tecnología móvil 5G puede tener un gran impacto en la comunicación de los vehículos conectados. Al transmitir los datos relativos a los vehículos más rápidamente se podrá mejorar aún más la seguridad operacional y la eficiencia de cada flota.

Consigue tu Presupuesto Gratis
Descubre cómo Movildata Sistema de gestión de flotas de vehículos por GPS puede ayudarte a sacar el máximo rendimiento de tu flota.