En sentido amplio, la telemática resulta de la unión de dos ciencias diferentes: las telecomunicaciones y la informática. En la actualidad, el término se usa con frecuencia para hacer referencia a las soluciones telemáticas utilizadas en los vehículos de flota comercial.

Según la definición de Gartner, los dispositivos inalámbricos de telemática y las tecnologías de “caja negra” recogen y transmiten datos sobre el uso de los vehículos, los requisitos de mantenimiento y el servicio automotriz.

En los últimos tiempos, muchas compañías recurren a un software de gestión de flotas, también considerado parte de los servicios telemáticos, con el que es posible coordinar los vehículos de los que se dispone y tener una visión de conjunto del estado, la rentabilidad y la productividad de toda la flota.

Los inicios de la telemática

La telemática se fue desarrollando a la vez que Internet. Al mismo tiempo, se desarrolló la técnica superior de ingeniería telemática. Conforme se reducía el tamaño de los ordenadores y aumentaba su uso, también crecía la necesidad de encontrar un modo más sencillo de intercambiar datos. Es a partir de entonces cuando se empezó a utilizar la tecnología de los sistemas de telecomunicación para conectar dispositivos entre ellos. La telemática había nacido. (Dato clave: Simon Nora y Alain Minc acuñaron en 1978 el término telemática en su informe titulado L’Informatisation de la société. Este informe se preparó para el entonces Primer Ministro francés, Valéry Giscard d’Estaing, como respuesta al desarrollo de la informática y el nacimiento de la era de la información.)

Desde entonces, los procesadores se han ido haciendo cada vez más pequeños y más ubicuos, mientras que las redes de servicios de telecomunicación se han ido ampliando, demostrando su efectividad a la hora de transmitir grandes cantidades de datos sin importar dónde se encuentre el ordenador. Ya se trate de un camión recorriendo los lugares más remotos de Madrid, o de una furgoneta de reparto en el centro de Barcelona, con la telemática se pueden enviar los datos a las oficinas centrales prácticamente en tiempo real. De esta forma, las empresas pueden optimizar la gestión de sus flotas.

Cómo funciona la telemática

Los sistemas telemáticos incluidos en los vehículos cuentan con un dispositivo de seguimiento que envía, recibe y almacena datos de telemetría. Se conecta con una tarjeta SIM mediante un sistema de diagnóstico de a bordo en vehículo (ODBII) o un puerto CAN bus. La comunicación a través de la red inalámbrica se realiza gracias a un módem de a bordo.

El dispositivo recoge, junto a los datos GPS, otra información específica del vehículo y los transmite a un servidor centralizado vía GPRS (servicio de paquetes vía radio), 4G u otra tecnología de telefonía móvil o redes de comunicaciones por satélite. El servidor interpreta los datos y los muestra al usuario final en sitios web seguros o aplicaciones optimizadas para teléfonos móviles y tabletas.

Los datos telemáticos obtenidos pueden referirse a la ubicación, la velocidad, los tiempos muertos, la aceleración o las frenadas bruscas, el consumo de combustible, los fallos en los vehículos, etc. Esta información puede proporcionar una perspectiva detallada de toda una flota si se analiza para situaciones o patrones particulares.

1) El dispositivo de seguimiento del vehículo registra la localización y realiza un diagnóstico de la información.
2) La información se transmite mediante redes móviles o satélite.
3) Los servidores de Verizon Connect interpretan los datos.
4) La información de seguimiento del vehículo se actualiza prácticamente en tiempo real en un dispositivo local o en aplicaciones móviles.

Que es la telemática

Por tanto, ¿de qué se encarga la telemática?

Con un mundo cada vez más conectado, el uso de la telemática en la actualidad no tiene prácticamente límites. Continuamente aumenta el número de dispositivos interconectados en el Internet de las cosas (IoT) y se desarrollan formas nuevas de usar la información basada en la ubicación de los servicios de comunicaciones.

Sin embargo, en muchos casos todavía persiste la idea equivocada de que la telemática aplicada a los vehículos solo muestra su localización GPS, una idea que ni siquiera se aproxima al potencial real de los sistemas que usan esta tecnología de la información.

Con los datos telemáticos se puede determinar si los vehículos han excedido la velocidad, así como comprobar los tiempos muertos o enviar alertas casi en tiempo real a los conductores para mostrarles la ruta más rápida.

Asimismo, con la información obtenida se puede llevar un control del consumo de combustible, del comportamiento individual de cada conductor, del tiempo empleado en un lugar específico o fuera de él o de la necesidad inmediata de mantenimiento de un vehículo.

El uso de la telemática está creciendo en todo el mundo, también en las regiones mediterráneas. De acuerdo con un estudio de la consultora Berg Insight, en 2018 se preveía que la base total instalada de unidades activas de gestión de flota pasara de los 1,3 millones en 2017 a los 3,7 millones en 2022 (1).

Además, España cuenta con la segunda mayor flota de vehículos de Europa, si cuentan los vehículos comerciales y los autobuses. Se trata de una flota que ha crecido más de un 15 % entre 2018 y 2019, en la que las aplicaciones telemáticas desempeñan un papel central en ayudar a mejorar la competencia entre las empresas.(2)

¿Cómo se instalan los dispositivos telemáticos?

Muchos fabricantes incorporan localizador GPS y tecnología telemática en sus flotas de vehículos comerciales, aunque, si no estuvieran integrados de serie, los localizadores GPS, que funcionan con una batería externa o con el sistema eléctrico del propio vehículo, pueden integrarse sin problemas con posterioridad.

Algunos fabricantes de equipos originales (OEM) como Volvo, Mack, Hino, Ford y GM, se asocian con proveedores de telemática con el objetivo de proporcionar una experiencia única al usuario final. En los próximos años, es probable que la industria del automóvil continúe desarrollando vehículos inteligentes que utilicen la telemática y servicios de comunicaciones para ofrecer a sus clientes los mejores resultados posibles. Estos sistemas también se aplicarán en el área del IoT, ayudando a conectar los vehículos a los sistemas informáticos de las ciudades y a las tecnologías de tráfico inteligentes.

¿Cómo puede mi flota utilizar los sistemas telemáticos?

Adoptar aplicaciones telemáticas es esencial para gestionar la flota de forma eficiente. Su implementación lleva consigo otra serie de ventajas significativas para el negocio. Para empezar: ¿quién no querría tener al alcance de la mano una imagen completa de toda su flota mediante un panel de control fácil de usar en una aplicación móvil?

Las soluciones de telemática también se pueden integrar en aplicaciones o sistemas existentes, de modo que puedan cubrir las necesidades de las flotas de todos los tamaños. A continuación, se incluyen cinco formas en las que las compañías aumentan el potencial de su flota al integrar la telemática:

  • Seguimiento de vehículos: se puede hacer un seguimiento de vehículos combinando satélites GPS y receptores GPS, redes GPRS y computación en la nube.
    Un receptor GPS descarga la información de los satélites GPS y la procesa para usarla en diferentes aplicaciones, como los sistemas de gestión de flotas. También transmite, vía redes de comunicaciones, esa información a través de GPRS a los servidores web utilizados por el personal de la oficina, que hace uso de ella, por ejemplo, para enviar al conductor más cercano a una nueva destinación.
  • Seguimiento de remolques y activos: las flotas pueden añadir localizadores GPS a los remolques y otros activos no motorizados para evitar su pérdida o para dirigir a los conductores directamente a los lugares donde permanecen estacionados. Los conductores pueden marcar determinadas localizaciones en el GPS cuando desenganchan el remolque y reenviarlas, de modo que el resto conozca la ruta para llegar a él. El sistema también se puede configurar para que envíe una alerta al móvil de una persona responsable si algún remolque o activo se mueve sin autorización.
  • Mejoras de mantenimiento: se puede mejorar el mantenimiento de los vehículos y la gestión del ciclo de vida de los activos aplicando servicios telemáticos para registrar las horas de uso, programar el mantenimiento preventivo, ayudar a controlar la recuperación de la garantía y hacer un seguimiento de las horas de funcionamiento del motor y de los registros de servicio. Esto permite reducir los gastos y mantener los vehículos en condiciones de funcionamiento seguro al mantenerse al día con los diagnósticos de motor, incluyendo el voltaje de la batería, la temperatura, fallos en el sistema de propulsión, problemas con las válvulas o con la sonda lambda, etc. Los usuarios de los localizadores GPS para la flota reportan un retorno de la inversión (ROI) positivo en menos de seis meses. Lee más datos interesantes en el Informe de Tendencias en Seguimiento de Flotas de 2020. Descárgatelo ahora.
  • Seguimiento de seguridad: los gerentes pueden usar la telemática para monitorizar la velocidad y el uso del cinturón o las situaciones de conducción arriesgadas. Con la tecnología telemática se crea una huella digital de todos los aspectos del vehículo, lo que facilita a los administradores de la flota entender dónde implementar mejores aplicaciones telemáticas en las medidas de prevención de accidentes y los estándares de seguridad de los conductores.
  • Evaluación del riesgo del seguro: las compañías de seguros pueden usar la telemática para supervisar el comportamiento del conductor, lo que les permite determinar con mayor precisión los factores de riesgo y ajustar las primas de seguros en consecuencia. Los sistemas telemáticos también pueden informar cuándo un vehículo se sale de la zona designada, conocida como geocerca.

¿Qué beneficios tiene la telemática en la gestión de flotas?

La tecnología de los sistemas de telecomunicación telemática puede ayudar a conseguir mejoras operativas en áreas clave de la flota:

  • Reducir el gasto en combustible: con la telemática se pueden identificar las áreas problemáticas para el consumo, como los tiempos de espera o las pérdidas de combustible, de manera que los gestores de la flota se ocupen de ellos rápidamente y mejore la gestión del combustible y el balance final. También puede contribuir a la planificación de la ruta más eficiente para reducir kilometraje innecesario.
  • Mejora de la seguridad: al recibir feedback continuo sobre el comportamiento de conducción de los vehículos, los gestores de flota pueden preparar a los conductores y reducir los hábitos no deseados, como el exceso de velocidad o el frenado brusco. Las mejoras pueden aplicarse basándose en informes que destaquen el rendimiento de los conductores y respalden los nuevos objetivos de seguridad.
  • Mejora de la productividad: con los datos prácticamente en tiempo real del sistema GPS, los conductores pueden evitar el tráfico excesivo y planificar la ruta para evitar las inclemencias meteorológicas. Los empleados en la oficina pueden dar con rapidez un nuevo destino al vehículo más cercano e indicarles la ruta más eficiente para llegar a él.
  • Mejor gestión de la nómina: al registrar con precisión el tiempo de funcionamiento de un vehículo, la empresa puede llevar un control del tiempo trabajado por el empleado. Esto resulta de gran ayuda para retribuir debidamente el tiempo trabajado por cada empleado, así como reducir el tiempo empleado en registrar las horas de trabajo de forma manual.
  • Reducir el uso no autorizado: una forma de reducir el riesgo de que se produzcan accidentes es comprobar que los vehículos de la flota están en carretera solo cuando sea necesario.
    Pero ¿cómo estar seguro de que un conductor no hace uso del vehículo en su tiempo libre? Con una solución telemática, se puede monitorizar si los vehículos se usan fuera de las horas estipuladas, así como establecer geocercas para saber si salen de las zonas marcadas.
  • Menor coste de mantenimiento: la telemática aplicada a la flota de vehículos puede configurarse para que envíe alertas a partir de determinados marcadores como el kilometraje, el uso del motor o el tiempo. Si, además, se combina con información sobre el comportamiento al volante, se puede controlar el desgaste de los vehículos de la empresa para planificar y llevar a cabo el mantenimiento preventivo. Además, una solución amplia puede alertar sobre determinados códigos de diagnóstico, como las luces de alerta del motor. Así se evita depender directamente del conductor para conocer los informes de fallos y poder resolver el asunto lo más rápido posible.

¿Es cara la telemática?

Depende de la solución de gestión de flotas que se implemente. El método simple de seguimiento con GPS en un mapa es relativamente barato, si bien apenas ofrece información para procesar.

Incorporar una solución de servicios de comunicaciones telemática totalmente integrada con otras tecnologías como el tacógrafo digital, la planificación inteligente de rutas y la gestión de conductores tiene un coste mayor, aunque proporciona también un mayor retorno de la inversión.

Al tener una mejor visión de la flota, también se puede estimar con mayor exactitud qué la conforma y cómo se está utilizando. Los paneles de control personalizables facilitan comprobar el progreso en base a los KPI o presupuestos, con analíticas de la flota casi en tiempo real. A largo plazo, el seguimiento de la flota con GPS permite descubrir los gastos ocultos al mismo tiempo que mejora la productividad y la eficiencia en toda la organización. Es por todo ello que la inversión puede merecer la pena.

El futuro de la telemática

La telemática experimentará un crecimiento exponencial debido al desarrollo de nuevas aplicaciones que aprovechan las unidades de GPS y el uso generalizado de dispositivos móviles.

Cada vez son más las empresas que reconocen la necesidad de monitorizar la actividad de la flota para tener un mejor control de los costes, aumentar la productividad, rendir cuentas con mayor exactitud y cumplir con las regulaciones gubernamentales.

Dado que las empresas quieren ir más allá de las necesidades básicas para lograr “integraciones crecientes en el ámbito más amplio de la empresa, incluyendo la gestión de la fuerza de trabajo móvil, el software ERP y el software de gestión empresarial”(3), en el que se incrementará el grado en ingeniería telemática y se convertirá en un componente integral de todas las operaciones de la flota.

Consigue tu Demo personalizada
Sin ningún tipo de compromiso. Solo te llevará 15 minutos descubrir la solución más completa para la gestión de flotas.